sábado, 15 de septiembre de 2012

Las pruebas Saber

Las Pruebas Saber, plataforma educativa para el fracaso.


Hoy por hoy, el sistema educativo colombiano se ha debatido en vaivenes que fluctuan por sendas  irreconocibles. Desde aquellos tiempos en los años 80 donde las misiones internacionales del Banco Mundial reconocieron la "necesidad educativa" para Nuestra América, el aparataje educativo ha estado movido por condicionamientos ajenos al proceso educativo.

En este sentido, el Estado, composición moderna del sujeto para edificar un constructo cultural, destacado por su condición alienante y su precaria existencia para legitimar la represión, ha cumplido cabalmente los objetivos de los organismos ajenos a la educación, no sólo como un cumplimiento estrictamente preponderante, sino como un articulado que influye en las diferentes esferas de la sociedad. Política, seguridad, guerras, y demás males que los organismos que manejan el capital proporcionen a los paises benefeciciarios, son siquiera los efectos que vivimos cotidianamente dentro de este fantoche y particular modo de vida. pero heme aqui, gritando que las preubas Saber son un fiasco que legitima las acciones del sistema educativo mercantilista y sosegado por el afán presurosos de la competitividad empresarial.


Pongo varios ejemplos para llevar a cabo tan macabro descubrimiento.

1) Mi fracaso personal frente a las pruebas masivas: Cabe resaltar que soy docente, pero que dicha acción fue el devenir de una reflexión constante por muchos años, aún en mis momentos más exacerbados. mis épocas en la escuela fueron los más gratificantes, pero también los más traumáticos en mi existencia. Daba pánico entrar a las clases de Trigo, de Cálculo, Física, pues siempre nos esperaba el profe con puntualidad estrcita presentación; habiendo olvidado hacer la tarea, me cuestionaba el entrar a clase, pero realmente me daba cuenta que no me gustaba mucho ese cuento. Luego de estar mas de media hora por fuera, nos dejaban entrar, aunque la risa que tenía de saberme ignoto a ecuaciones y a rectas y a la posición enervada de mi maestra de Trigo me causaba tanta gracia, que no había entrado cuando estaba de nuevo, esta vez en coordinación. Recuerdo cuando a Leguizamo, compañero de salón y autoproclamado excluyente de toda ecuación, la profe le dijo: Claro, siga así, pero cuando presente el ICFES se va a acordar de mí. Esa frase retumbó mi cabeza y aún en estas épocas, sigue presentándose cual augurio en las clases que doy a mis estudiantes. Y es que no era para menos, porque según los profes, el ICFES iba a convertirse en nuestra hoja de vida en la universidad, pues de ese examen dependía todo nuestros años en la Escuela. Esa prueba tan completa y tan eficiente le daba a mis profesores el argumento para amenzarnos con portarnos bien, con aprender esas ecuaciones tan complejas y acaso aprender alguna parte de los elementos de la tabla periódica.

Los años de once del adolescente promedio son los más emocionantes, por lo que deseché la posibilidad de enfrascarme en el salón a esperar la prueba sino a disfrutar cada momento en la Escuela. El día anterior al ICFES pensé en no estresarme por tan aparente examen, sino estar tranquilo y dispuesto a dar lo mejor de mí para estar allí. Ese día me presenté en el colegio San simón. Si daba miedo entrar a la clase de Física, aquí se puso peor la cosa. Cerca de 40 en un mismo salón, con un profe que se encargaba de cuidarnos mirando una revista vieja. Esas preguntas jamás las había visto, jamás en clase las había podido ver, era tan complejas que yo no sabía realmente que debía hacer. En algunas materia opté por el pinochazo, ya que ante tanta inclemencia de preguntas que eran como puñales que abrían mi cabeza, buscando las respuestas a preguntas que admitían un punto único de vista. Salí más temprano que los otros, ya que el pinochazo era mi mejor herramienta. A los meses obutve mi respuesta; pensé en Medicina, Filosofía, o estudiar algo que estuviera acorde a estos temas. Sorpresa era que mi resultado era menor de 47. Eso demostraba segun ellos, que mi carrera académica había sido un completo fracaso. Esto fue una piedra en el zapato que me tuve que aguantar bastante tiempo.

2) Mi formación en el campo de la Docencia y la revisión pausada de las pruebas ICFES:
Despues de aqule traumático suceso, emprendí estudios hacia el campo de la docencia, único lugar al que pude acceder con mi puntaje. Empecé a estudiar con fiel vehemencia, que empezó a gustarme el cuento de ser docente, más de lo que había pensado más atrás. Sin embargo, el concepto de evaluación era como un trashumante terror que me perseguía constantemente.
Especial atención ponía en los criterios de evaluación, en las pautas que como docentes, debíamos tener en cuenta para la evaluación. Y fue en una de mis prácitcas docentes, Quinto de Primaria, cuando supe de las preubas Saber y mi docente tutora dijo estas palabras, que recuerdo fielmente y así mismo las transcribo:  Niños, las pruebas Saber se convertirán en la herramienta para que puedan llegar con éxito a presentar las pruebas ICFES. Tal vez por esó perdí prática docente, por sentirme de nuevo acorralado, por sentir ese terror de las pruebas venir hacia mí, ya no como el ejecutado, sino como el verdugo. Me sentí repudiado y empecé a darme cuenta que este sistema educativo se ha pensado para eso: para el fracaso. ¿De qué servía que a nosotros nos hablaran de la necesidAD DE EDUCAR, SI EL FUTURO DE UN ESTUDIANTE FLUCTUA IGNOMINIOSAMENTE EN LOS ARANCELES DE PRUEBAS DESTINADAS AL FRACASO Y NOSOTROS SOMOS COMPLICES DE ESOS MAGNICIDOS?

Ahora que ando de profe en un centro educativo, me he dado cuenta que seguimos siendo cómplices de esas pruebas, de esas gillotinas que se cercenan los anhelos de los estudiantes. Me veo como uno de ellos, riéndome de tanta etelequia, riéndome de tanto concepto insulso, pero con temor de ejecutarlos como alguna vez fui yo ejecutado. Y acaso he pensado en qué decirles cuando me pregunten de las pruebas Saber de grado Tercero, que se convierten en la primera matanza que tendremos que hacerles... Despues de pensarlo mucho, creo que mi mejor respuesta sería : Pruebas Saber? ICFES? No tengo idea de cómo hacerlas, yo fui de los puntajes bajos en esas pruebas. Fui categorizado como obsoleto por el sistema, filtrado por mi puntaje para estudiar cosas que se me negaron. nO tengo idea de qué quieren que les enseñe; tal vez a uds les sucederá lo mismo, porque esas pruebas no se pensaron para el éxito sino para el fracaso... no se asusten, uds serán mucho más que una prueba y una calificación

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada